domingo, 21 de octubre de 2012

Corazoncito mar

Hoy día mi corazón está roto. 

Tiembla y es tan violento.

Quiero describirlo y no puedo, porque ha pasado el tiempo y todavía, cuando estoy libre, trato de descifrar qué es lo que sucedió. 

Mi corazón está roto y lo extraño.


Por alguna extraña razón encontré esta foto cuando buscaba la palabra "mar", es linda y la puse ! :D


Me acuerdo cuando me hablaba, cuando me echaba en la cama y conversábamos, cuando me acompañaba por las noches a la playa mientras tendía una colcha vieja en "el Toro" y solo era el cielo con mil puntos brillantes, las olas, mi corazón y yo.
¿Por qué para hacerte fuerte tienes que sufrir?

Llega un momento en el que crees haber cerrado tus círculos de la vida, no tienes deudas con nadie, te sientes libre, pero de pronto del pasado reaparece alguien que estaba olvidado, como ese regalo que recibiste cuando eras niño y que encuentras un día limpiando tu cuarto, llegó a ti sin haberlo buscado, así como la primera carta que te regalaron y la tenías refundida y sale cuando quieres botar todos esos papelitos inservibles.



¿Vale la pena un minuto de felicidad por días de confusión? Vale, porque ese minuto lo paso contigo.
En este momento le estoy tapando la boca con una almohada a mi corazón, se que mi corazón no tiene boca, es como que mi axila tenga una mano o algo así, pero no se de otra forma para decir que algo me está hablando y que otra vez no quiero escuchar. Porque contigo vale la pena un minuto de felicidad.


Me acuerdo cuando miraba por mi ventana en las madrugadas que no podía dormir y me preguntaba si tú pensabas en mí, si tú también sentías una presencia calientita que se acostaba al lado tuyo. 
Cuando repetía tu nombre algo fresco me tocaba la cara y moría por sentarme una vez más contigo a compartir un cigarrillo y esperar que amanezca mientras tiritábamos de frío, quería revivir todo: lo malo y lo bueno, porque hasta lo malos momentos fueron buenos e intensos, fueron mis mejores malos momentos y estuviste ahí conmigo, sintiendo que no sabías qué hacer con la loca que tenías al frente.
Cuando tu piel me abrigaba, cuando tus dedos largos peinaban mi pelo, cuando esos besos gritaban "te quiero" mientras jugábamos a pasar el aire de nuestras bocas. 
Cuando dejabas huellas por todas las partes curvas y protuberantes de mi cuerpo. Cuando nos despedíamos con un beso en el cachete al día siguiente y ese "ya nos vemos" se convertía en meses. Supuestamente tenemos el control de nuestras acciones, pero el amor es como jugar en los carritos chocones, te dan un timón por las huevas.

No volví a sentir eso.
Hemos pasado por peores cosas solo espero no perder para siempre la confianza, porque confiar es bien bonito, es paja no dudar. 
Para que nadie te defraude, mejor es no tener expectativas.
Pero a me gusta tener expectativas pues, es mi hobbie confiar.  Y? 
Solo espero que esta vez  no te vayas sin avisar y si lo haces que antes me digas cuanto me quieres. Porque para lo que nunca fue y nunca será lo importante es saber que pasó, porque existió. No es un cuento, es un hecho. 
No te vayas. 
No te vayas. 
No te lo voy a decir en persona, es que si te vas... ya estoy acostumbrada y si te quedas no tengo  un plan. 


viernes, 19 de octubre de 2012

Cuando no tengo a quién cantarle

Esta tarde vi llover, vi gente correr y no estabas tú.
Por estos días puedo cantar esa canción sin parar, tantas veces como para grabar un mp3 con esa letra. Y me pregunto ¿por qué la canto? sin duda la pregunta más difícil de hacer es ¿a quién coño le canto?
A veces me gustaría estar enamorada, a veces. Porque estar enamorada es una cagada, por eso escribo que a veces. No se si estoy decepcionada, creo que no. Y si lo estuviera ¿de qué sería? ¿de los hombres? o de mí por haber creído. De mí por haber escrito en mi casa varias historias con distintos protagonistas y siempre con un  final feliz, de mí por haber dejado huellas en el pasto de los parques, en las tiendas que rodean mi casa, en la Av. Salaverry mientras agarro su mano, en mi balcón mientras lo beso, en mi espejo que todavía parece que nos está mirando. Dicen que si el final no es feliz, entonces todavía no es el final. Yo se que no estoy en edad de decir que llegó el fin del amor, pero sin duda es más fácil que Perú llegue al mundial.

Si quieres encontrar a alguien, entonces SAL! Creo que yo entendí mal, porque de tanta sal ya me salé.
Extraño llorar. Botar lágrimas porque me dejó, porque lo dejé, porque lo nuestro no puede ser, porque lo amo (o creo amarlo en ese momento), llorar de risa porque dejó mi cama con pétalos de rosa, llorar porque vimos una película juntos mientras yo me acordaba de otro.
Ahora me da pena no poder llorar, me siento insensible. Si soy insensible no me debería sentir, aunque parece que mi frialdad está a flor de piel.

Qué difícil es entenderme, qué bonito es complicarse. Como le decía a una de mis mejores amigas: "De lo único que estoy 100% segura es de que estoy bien confundida".

Estoy enamorada del romance, ni siquiera del amor. Me gusta acordarme de los primeros besos, de la vez en que lo conocí - a todos-, de las palabras, de las promesas, de las peleas y de las reconciliaciones. Luego todo se desecha y nuevamente archivo recuerdos que para mí valen oro. Y después sale la princesa montada en su caballo, con el pelo negro al viento mirando nuevos territorios que conquistar, como un Quijote, solo que sin Sancho.
Dicen que si el final no es feliz, entonces todavía no es el final.
Voy a buscar molinos y a seguir cantando.



jueves, 11 de octubre de 2012

La decisión con sabor a pepa






Me gusta escuchar radio, no música. Radio con conversaciones donde priman las ideas y las opiniones de todos. La televisión como que ya se ha vuelto un chiste repetido que escuchamos todos los días, parecida a una mala canción puesta de moda.

Uno de estos días, mientras caminaba con los audífonos puestos, me topé con un programa de radio en donde dos conductores (ambos hombres) debatían si el ABORTO en casos de violación se debería aprobar o no. Los hombres no tienen potestad de hablar de eso, era la opinión de uno; contrapuesta con la posibilidad de la adopción, que daba el otro.


A ver, primero sí, efectivamente ningún hombre sobre la faz de la tierra podrá experimentar cargar con una vida de 7 a 9 meses, en eso le doy toda la razón a uno de ellos. El segundo también tiene algo de razón ya que la adopción es una posibilidad abierta.


Vamos a hablar de situaciones penosas, a veces es mejor leerlo que escucharlo o decirlo.
Para traer un hijo al mundo el principal requisito, más allá del dinero, ES EL AMOR. Antes de los derechos humanos está el derecho de concepción y no tiene nada que ver no ser planificado con haber sido concebido sin amor, nos son homólogos.







Las mujeres tenemos el derecho de elegir cuándo queremos ser madres y con quién queremos hacerlo. En caso de que el cuándo no se dé, porque las hormonas apremian muchas situaciones; el "con quién" es imperante. Hacerlo con la persona que amamos (en ese momento) es nuestra elección. Es nuestra decisión querer que nuestra pareja use condón o no- seamos, sinceros los hombres no usan condón a conciencia-, cuidarnos con pastillas es nuestra decisión y olvidar hacerlo, nuestra equivocación.

Una violación rompe el derecho a elegir el cuándo, el derecho de protección, de decidir en dónde queremos hacerlo, el derecho a decir no, una violación trasgrede el derecho de postergar, trasgrede nuestro derecho de hacer un HIJO CON AMOR así seas misia, rompe la tranquilidad mental y azota la psicología de una niña a posibles pesadillas perpetuas.






Escuché que una feminista norteamericana dijo que: "Si los hombres pudieran salir embarazados, el aborto sería un sacramento". No podemos saberlo, porque en la historia no existe un hombre que haya experimentado esto, nunca sabremos cómo sería la historia si el hombre fuera madre.




Bajo el argumento que abortar es ilegal y al mismo tiempo este acto corta una vida, osea es un asesinato, la sociedad deduce lo siguiente: "mujer que aborta es una asesina, delincuente e inescrupulosa".

No podemos decir que interrumpir un embarazo es algo que se deba celebrar y que todas las mujeres debamos alentar en pro del reconocimiento de nuestros derechos, NO. De ninguna forma creo eso, ¿pero no es suficiente con ser humillada por un o varios hombres como para que también te obliguen nuevamente a hacer algo que no quieres?

Las mujeres violadas sienten rabia, sufrimiento, dolor, cólera esto las lleva a pensar continuamente en el suicidio, que en el fondo es la impotencia de no poder matar a su abusador.

Se sabe que desde la concepción la vida que crece DENTRO DE NOSOTRAS absorbe todas las emociones. Si las autoridades eclesiásticas y políticas (lideradas por hombres) entendieran esto, si pudieran comprender CÓMO SE GESTA UNA VIDA, sabrían que un sujeto arruinó dos: la vida de esa mujer y la vida de ese futuro ciudadano.



Una violación causa que la mujer cargue con dos responsabilidades, las cuales nunca nos enseñaron en casa ni en el colegio:

.- Abortar y cargar con su conciencia por el resto de su vida y luego aprender a perdonarse mientras limpia su culpa.

o tenerlo en el vientre por nueve meses mientras siente rechazo por esa vida y odio por el padre, para luego traerlo al mundo y aceptar que también lleva media parte de ella, es decir que pueda comprender que esa criatura tiene un 50% de posibilidad a ser alguien hermoso, como ella.




Si por cualquier de las dos razones que esa mujer vaya a elegir tendrá que lidiar con la sanción social, entonces nos estamos confundiendo de debate.

Aquí la cosa no es si el aborto es legal o no, aquí el tema es que se debe TENER LA OPORTUNIDAD DE ELEGIR SIN SER SANCIONADA, quizá si el aborto no fuera penalizado ni ilegal menos mujeres lo harían ¿Acaso no se dan cuenta que les estamos dando la espalda, nuevamente a estas víctimas? como mujeres ¿no nos damos cuenta que sentenciamos a nuestro género con discursos religiosos absurdos? Si Dios considera que esto es un pecado, pues que Dios la sancione en donde corresponda, aquí en la Tierra todos estamos bajo la ley de la gravedad y ningún cura, monja, político - que son seres humanos- van a venir a juzgar como Dios a sus semejantes, ellos no son Dios.
No estoy a favor del aborto. Estoy a favor de la vida, estoy a favor de los derechos de los seres humanos. Estoy a favor de que la mujer pueda elegir entre varías opciones y que cualesquiera que opte sea apoyada y protegida.

Por último para los que dicen de forma irónica: "Todos los que hablan del aborto, nacieron" manifestando que no tenemos razón para hablar porque estamos vivos, yo les digo esto: "SI TENDRÍA LA OPORTUNIDAD DE DAR LA VIDA PARA QUE MI MADRE OLVIDE UNA VIOLACIÓN, LO HARÍA" chúpense esa mandarina, carajo!

Sigue a HEMBRA LAND por tu correo