domingo, 17 de junio de 2012

pendejadas de GÉNERO



Cada vez que terminas una historia con esa persona, en el proceso de ruptura descubres un mundo nuevo, y te descubres un poquito a ti ¿no?


Salía con este chico alto, moreno, ojos caramelo, cejas pobladas y oscuras, labios gruesos y un abultado y duro culito. Un mate de risa, alaracoso, desinhibido, romántico, gracioso, puntual, demasiado preocupado para mi gusto, pero noble y bueno y con un lindo trasero. Cuando podía me compraba una rosa, cuando podía me dedicaba una canción, se levantaba y tenía un buenos días y su último buenas noches era para mí y además tenía un buen culito.


Un día cumplíamos con la rutina de salir a pasear sin hablar de nada importante, sin visitar ningún lugar, sin tener plata, sin tener horario, porque la noche de la nada se convertía en día. Mientras caminaba buscaba la manera de ver menear sus carnes, nunca había tenido un poto tan redondo cerca mío y no sabía hasta ahora el tremendo gusto que le tengo al potasio masculino. Caminábamos cuando corrió un viento frío y me abrazó, aunque el frío no ameritaba ese abrazo. Me cargó, me hizo cosquillas y me empecé a reír, él también y los dos caímos en ese descontrol alegre de alaridos y carcajadas. Cuando descendía del climax de risas sin querer mis manos también caían como dormidas deslizándose por su espalda ancha, hasta que sentí esa tremenda curva perfectamente formada que culmina en dos moldes circulares y contundentes,  ya mis manos estaban ahí sin pensarlo, entonces le di una palmadita y luego (no puedo explicar que me sucedió) le apreté una nalga




Me puse roja y me empecé a reír, no podía creer que le estaba agarrando EL POTO, le estaba apretando un cachete y cómo me gustaba.
El también se rió y me dijo: "ahora me toca a mí".

-JUUUUUUUUUUUUUUAT!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! ¿Tú estás loco? ¿cómo te atreves a decirme que me quieres agarrar el poto?

-Pero ¿tú no lo has hecho?

-MMM... (tamare, me cagó) SÍ, PERO YO SOY MUJER. 
Llegué a mi casa con mi poto intacto. Antes de dormir, lo pensé bien y no debí haberle agarrado el culo, pero porqué lo hice. Es que asumí que a ningún hombre tiene que incomodarle que una chica que le gusta lo toque, que más quiere. Y descubrí que ese ejemplo es UNA PENDEJADA DE GÉNERO, donde simplemente respondes "porque soy mujer" o "porque soy hombre" y es suficiente para que el otro lo entienda, no es necesario añadir más.



Por ejemplo en la mujeres.
 alguien: ¿por qué te demoras? 
chica: Por que soy mujer. 
Esto nos da la licencia de quedarnos mucho más horas en la casa de alguna amiga a la que visitas.
- ¿Y por qué te quedaste hasta tan tarde?
- Me quedé conversando.
-¿Tanto?
-Soy MUJER. 
-¿Y por qué te quedaste hasta tan tarde?
- Me quedé conversando.
-¿Tanto?
-Soy HOMBRE.
Ningún hombre tiene una licencia social para conversar tanto como lo hacemos nosotras y así sea cierto, dudarás, qué tanto van a hablar si LOS HOMBRES NO CONVERSAN ENTRE ELLOS. Coordinan, se joden, quedan cosas concretas y ya está!


Otra pendejada de géneros es el "fenómeno del obrero", ¿qué es esto? digamos que estás en un grupo mixto y hay que cargar cosas, mover o ensuciarse. Las chicas amparándose en la pendejada de género dirán:


- ¿Y dónde están los chicos fuertes?

y así exista en el grupo una chica que mida 1.70 y practique rugby femenino y también en el grupo haya un chico de 1.60 y no haga nada por la vida. El hombre lo va a cargar.
Esto de las pendejadas de género es útil por los dos lados. Primero para las mujeres asumir una posición más cómoda al cargar almohaditas o botellas de plástico y no lo haces, amparada en que no tienes tanta fuerza, pero al mismo tiempo es funcional para los hombres, porque afirman que son más fuertes que nosotras y TODOS FELICES.


La constante reivindicación masculina de fuerza y poder muchas veces les juega en contra y nosotras lo sabemos, pero lo aceptamos haciéndonos las ciegas.


Una mujer se besa con otra y eso no la convierte en lesbiana
Un hombre se besa con otro y será estigmatizado como un cabro de por vida. Y está mal, todos tenemos derecho a probar y decidir.
Una mujer se pone falda, pantalón, terno, rosado, azul,  mini, short o lo que sea y sigue siendo mujer, si usa muchas cosas apretadas será vista como "fácil" pero las que usan ropa de fáciles usualmente no les importa ser etiquetadas como tal.


Un hombre usa falda y es una loca.




Existen pendejadas masculinas que no voy a tocar porque todos las sabemos, como que ellos manejen el carro porque lo hacen mejor que las mujeres o que puedan salir hasta más tarde o tomar más porque son hombres y etc.


Hablaré de una pendejada femenina que me parece repudiable y es el mal uso de LA MATERNIDAD. Quitándole todo el lado sublime de esta experiencia, debo protestar en nombre del género masculino.
No es posible que muchas mujeres manipulen con SUS HIJOS a los padres. Lamentablemente la ley defiende a la mujer, por el hecho de ser la madre y esto incluye privar de visitas al papá. Es un típico ejemplo de género. Alguien preguntará ¿por qué se queda con el hijo? ah, obvio porque es mujer y es la madre. Disculpame Estado y gente que hace las leyes, pero los hijos no son propiedad solo de la madre y es verdad: existen hombres irresponsables, sacavuelteros, borrachos, severos e inmaduros.
 Pero también hay muchos padres que por capricho de la mujer son negados de ver a sus hijos y no tienen el derecho de acercarse y darles amor, educación y una imagen paternal necesaria que ellos están dispuestos a dar.
Sólo porque una mujer que ha parido a su hijo, no le perdona una infidelidad a su pareja (hecho que está mal, pero que le compete solo a la pareja, el hijo no debería asumir el error de los dos), ella ya no lo quiere ver más por que algún amor del pasado regresó a su vida (y sí hay mujeres así), se lleva mal con la suegra y pretextos tontos que muchas veces son solo por conseguir dinero. Como vuelvo y repito, no son todas las mujeres, no son todos los hombres. 

PERO ESTA PENDEJADA DE GÉNERO EXISTE Y NO LE HACE FAVOR A NADIE






Sigue a HEMBRA LAND por tu correo