martes, 14 de febrero de 2012

No se puede ser mujer en el Perú (este texto está "derramando lisura")


Nacer hembra implica, desde que llegas al mundo y tienes que pertenecer a la sociedad, SOPORTAR. 
Soportar que te vistan de rosado para que a tu mami no le digan que lindO tu hijitO, te ponen aretes y te llenan de flores y moños ridículos la cabeza, hasta el punto de que creo que existe la migraña infantil en mujeres de tanto que te jalan la piel del cráneo para hacerte colas y trenzas. 
Tienes que ser ordenada, tienes que ser limpia, tienes que ser organizada, tienes que tener cuidado con caerte porque te puedes hacer cicatrices que se VEN FEAS. Tienes que medir lo que dices, tienes que cruzar las piernas, tienes que servir a los demás no por que quieras sino PORQUE DEBES. 

Después: LA REGLA y los cambios hormonales que te vuelven loca, es más las peores decisiones que una mujer toma no son bajo efectos del alcohol, SON BAJO LOS SÍNTOMAS DE LA MENSTRUACIÓN  y LA OVULACIÓN.  

Y con la regla vienen más sorpresas hermosas en tu vida, más cambios aparte del susto que te llevas al ver que te sangra tu cosita, te crecen las tetas, tus caderas, tus piernas, todo cambia, de pronto a partir de los 12 encuentras a viejos de 60 o 70 años diciéndole tranquilamente a una niña que se están cayendo los angelitos (viejos asquerosos estarán viendo angelitos porque están cerca de la muerte) o cómo ha avanzando la tecnología que ahora los bombones caminan y atorrantadas de ese tipo (hasta ahí pasa), pero sin querer te empiezas a volver INMUNE a los comentarios callejeros y las miradas no te perturban, pero pensemos: nosotras no le andamos mirando el paquete a los hombres fijamente ni andamos viendo sus pantalones a ver de qué tamaño son sus bolas, entonces de verdad no es normal que tu cuerpo sea visto un millón de segundos cada vez que sales a la calle. 
Ah! disculpa,  me olvidaba de decir que como ya tienes cuerpo de mujer, entonces tienes que tragarte como buena ciudadana toda la sarta de cochinadas que te dicen en la calle, es parte de la vida, es parte de ser mujer.

Es tan arraigado este pensamiento que el otro día conversando con mi mamá  le digo: "flor (así se llama mi mamá), como seres humanos venimos al mundo y asumimos que ciertos sucesos nos van a pasar, digamos que estadísticamente en algún momento de tu vida te van a robar, vas a fumar, vas a tomar, vas a llorar de amor, te vas a hacer una herida, te va a pasar corriente, te vas a perder en la calle, vas a hacer el ridículo en público y tu familia se va a dar cuenta de que te metiste la bomba entre otras cosas que tú desde que vives sabes que te van a pasar, digamos que aceptamos los riesgos de "vivir",  que está bien no? Peeeeeeeero cuando eres mujer, también asumes que en la calle te van a decir cochinadas. Asumes que en algún momento un hombre te va a agredir verbalmente (tanto un piropo como un relato porno es una agresión, para los hombres que están leyendo esto, que te digan algo sweet o hardcore es la misma mierda. En la época de campaña electoral escuchas carros que te dicen por quién votar, así igualito y peor jode que te anden diciendo cosas en la calle TODOS LOS DÍAS)  Parece que las mujeres tenemos un letrero que al parecer nosotras no vemos, pero ellos sí y dice "TENGO CONCHA, ME ENCANTA QUE ME DIGAN COCHINADAS".
Por que de lo contrario simplemente NO ENTIENDO porqué un hombre pasa cerca tuyo y te susurra el diccionario de MARCO AURELIO DENEGRI al oído.

Las primeras veces mandas a algunos a la concha de SU PUTA MADRE, hasta que te das cuenta de que no todos los días de tu vida vas a responderle a cada uno de los hombres y así lo hagas no vas a cambiar NADA, ya está dicho. Lo que si me da pena y cólera es que cuando nos dicen algo (y me incluyo porque también me ha pasado) TODAS DESPUÉS DE ESCUCHAR INMEDIATAMENTE BAJAMOS LA MIRADA, ¿sabes lo que físicamente significa bajar la mirada? VERGÜENZA. No lo hagas. Mira de frente nomás, no vamos a cambiar a los hombres del Perú, pero sí podemos cambiar nuestra actitud.

Encima cobardes, si te lo dicen al oído es para que no les grites: "qué te pasa enfermo" ya que ellos te responderán: loca. Hasta llegas a preguntarte: "¿realmente me ha dicho qué ricas tetas?" 
Otros son los que pasan en mancha y en manada arremeten y te dicen TODAAAAAAAS LAS VUELTAS QUE TE DARÍAN y por donde te la meterían, de verdad que yo creo que son tan IMPOTENTES que no les queda de otra que hablar. 



Los peores son los que están en carro, desde el pituco que tiene su caña deportiva, como el señor del taxi, el chofer de combi y el señor cobrador. Estos sujetos como están sobre ruedas, tienen la posibilidad de huir por lo que el carro particular o el taxi (tan maricas, que no te lo dicen de frente) SOBREPARA  y te van siguiendo mientras caminas...sigilosamente avanzan a tu ritmo y SUELTAN TODAS SUS FANTASÍAS o lo resumen: "como quisiera lamerte esa concha", "con ese culo como lo moverás en la cama", "te doy por el tubo" y esa clase de frases bien estructuradas dado que vienen de unos animales. Y otros: "mamita a dónde vas, te llevo" ¿por qué preguntan?, como si alguna les va a decir: "sí, mira voy a la cuadra 10 de la av. Brasil, cerca del hospital del niño, te ubicas? por favor me llevas? ah de paso me violas". 

Otros frescos te gritan: "Abusiva". Abusivas, nosotras. Nosotras somos abusivas, grupo de misóginos, cuando me dicen abusiva en la calle mi mecanismo de defensa mental es reír en silencio por lo sarcástico, no? Osea yo soy abusiva, mira tú. Cuando el que está abusando de una chica que sale a la calle, se va a la U o a pagar la luz eres tú, al decirme adjetivos que a mi no me interesa enterarme. Si me quieres coger o te quieres comprar una bicicleta, te quieres fumar un cigarro ESO A MI NO ME INTERESA, lo que se te pase por la cabeza no es algo que yo me quiera enterar, perturbado. No tengo ganas de salir a la calle y que me des a conocer que te comerías mis desechos fisiológicos, ni quiero saber cuáles son tus poses preferidas, ni que te gustan mis ojos, ni mis labios, ni mi boca, no quiero escuchar nada acerca de tu pinga. Quiero salir a la calle en short, en falda, en tacos, en como se me de mi maldita gana y que no me digan nada. 


No creo que la culpa de que nos digan algo en la calle sea de nosotras ni de los periódicos que ponen calatas, ni de la tele que muestra potos. Creo que sí hay una exageración en la emisión de contenido sexual, PERO definitivamente el sexo es un tabú, y los hombres van a seguir diciendo cochinadas sexuales porque verbalizan sus fantasías de sumisión hacia el género femenino, es una forma de hedonismo callejero. 


No sé cuál es la solución, he pensado en que todas deberíamos utilizar el gas pimienta o pistolas, no las que matan pero esas sedantes para los monos. Sin embargo esto no va a cambiar  con más violencia. Hablemos de sexo, en serio. La gente habla abiertamente de política, de religión y de economía que desde mi perspectiva son temas mucho más ÍNTIMOS QUE EL SEXO, el debate de estos temas cambia el rumbo de un país y del mundo, sin embargo no hablamos de SEXO!!! que es lo más primario que tenemos los seres humanos y lo más placentero, tanto como comer y dormir. 






Y mira lo que encontré y yo que pensaba que sólo pasaba en Perú ;)




4 comentarios:

  1. Noe, excelente. Me encanta leer tus publicaciones, tu blog es un exito!

    ResponderEliminar
  2. Que fuerte tu entrada, pero no por 'derramar lisuras', pero porque hablaste por todas las mujeres que caminamos en Lima cada dia y no nos sentimos seguras porque tenemos la impresion de que a cada paso alguien nos va a violar. Y no es solo una impresion. En la universidad de Lima hace unos anios hicieron una encuesta 'Si pudieras violar a una chica con la garantia de que no saldrias perjudicado ni nadie se enteraria, lo harias?' Y la mayoria respondio que si. Alucina eso, en una de las universidades mas caras, donde se supone que va 'la elite'. El problema de fondo es esa enfermedad llamada machismo. Claro, podemos votar y trabajar. Pero el hecho de ser mujeres no nos hace duenas de nuestra sexualidad, los hombres tienen que ser duenos de ella, porque son hombres. El anio pasado en el lio de 'Besos contra la homofobia' los policias golpearon a los gays y manosearon a las lesbianas 'para hacerlas mujeres'. Increible.

    Nosotras no somos mas que poto, tetas y vagina andando para ellos. Y al final es nuestra culpa, por vestirnos asi, por mostrar mucha carne, por ser mujeres. Hay un par de articulos super interesantes al respecto que te los voy a mandar al Facebook. Personalmente, yo no tengo idea de que hacer con ellos, como tu, no se si deberia caminar con mi gas de pimienta o con un rifle. Y a veces tengo las ideas mas ridiculas, como que podamos ir a la comisaria y que en lugar de que los encarcelen les cuelguen un cartelote que diga 'soy un pervertido, no respeto ni a mi madre' y mas abajo 'las mujeres merecen respeto' y tenerlo repartiendo volantes con educacion sobre el machismo y los derechos de la mujer. Asi los usamos de material educativo de paso que los humillamos. En una semana tomare un curso de defensa personal porque no me siento segura de volver a Lima. Pero no deberia hacerlo. Ningun hombre tiene miedo de caminar en la calle, pero las mujeres tenemos un miedo constante y eso ni es justo, ni es saludable.

    Por otro lado, es verdad que no solo es en Peru. Aqui en EEUU yo tambien he sido victima, no de piropos tan explicitos, pero si de miradas lujuriosas y saludos 'coquetos'. Pero siempre de parte de latinos. Nunca de un gringo. Basta que vaya a la bano sola en el mall, los latinos que estan ahi limpiando me miran como si nunca hubieran visto tetas en su vida. Y la primera vez que fui a Nueva York un tipo que servia en una pizzeria empezo con 'oye morena, que haces aqui, como estas, blablabla', porque claro, el sabia que los padres de mi novio no entendian un carajo de espanol.

    Excelente post, muy de acuerdo con todo. Te mando los links pronto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Que buen texto, creeme que pienso lo mismo (como cualquier mujer lo haria), en mi caso el acoso fue tanto en un momento que aunque ya "volvio a la normalidad" y me acosan menos seguido (entiendase una vez a la semana en lugar de todos los días)llegue al punto de necesitar atención psicologica, ahora cada vez que salgo a la calle voy nerviosa y preparada para pelear, llevo piedras en los bolsillos para defenderme de los ciclistas y cambie mi forma de vestir a casi una monja. No es para nada justo que por tener "la mala suerte" de ser mujer no puedas hacer algo tan simple como caminar por la calle. No se puede ser mujer en el Peru, soy de Chile y doy fe de que aca tampoco.

    ResponderEliminar
  4. ste blog tiene mucha de la verdad q muchas personas no kieren adimitir , tambien soy peruana y comprendo a la perfeccion la molestia de salir a la calle para scuchar puras "webadas", io tengo 2 hermanos mayores los cuales me han nseñado como defenderme o actuar nfrente d algun idiota ,x lo general como lo has dicho m e welto insensible a los comentarios y camino un poco a la defensiba pero sto no deberia ser asi. Algunos creen q s gracioso o cosa de machos , ponerse "calenton"con alguan mujer , pero solo demuestra su baja educacion y moral; cuando una mujer se hace respetar x lo general la ven como "agresiva ,machona o temperamental" y mas d una vez hemos tenido q aguatar la fracesita "la mujer siempre pierde en esos asuntos" , creo firmemente q los cambios x mas pekeños q sean deben ser desde casa para detener todo ste abuso .

    ResponderEliminar

Sigue a HEMBRA LAND por tu correo